Cloudcomputing para despachos, muchas ventajas y algunos riesgos

cloud

 

La computación en la nube o cloud computing es un modelo de servicio totalmente expandido globalmente y del que hacemos uso diario todos aquellos que tenemos un smartphone en el bolsillo o usamos cualquier otra máquina conectada a internet. El concepto es fácil de entender, pues se trata del uso de servicios que gestionan y guardan los datos que generamos en centros de procesamiento de datos.

Algunos ejemplos son aplicaciones (apps) de gestión o productividad u otras apps de uso de redes sociales, blogs, juegos etc… todas se ejecutan en servidores localizados en enormes centros de datos y, estando conectados en todo momento a internet, responden y atienden a las peticiones de datos de los usuarios. En este tipo de servicios, existen grandes ventajas como el acceso a los datos desde cualquier punto o dispositivo conectado a internet, la rapidez de la implantación y automatización de la actualización, su uso en muchos casos muy intuitivos, la velocidad y la capacidad de recuperación, sin ser necesarias grandes inversiones de dinero.

Ahora bien,  en el caso de cualquier empresa que mantiene un negocio, y por tanto todo despacho de abogados, existe una gran responsabilidad sobre los datos que se gestionan, y al tener opción de localizarlos y gestionarlos en la nube, se debe conocer cómo funciona esta estructura, sus bondades y sobre todo los posibles riesgos a los que se exponen los datos, tanto los de nuestros clientes como los datos de nuestra propia organización.

Aunque en próximas entradas hablaremos con más detalle, citaré aquí los tres modelos de servicio en nube que son el software como un servicio [SaaS], las plataformas para sostener sistemas como servicio [PaaS], y las infraestructuras como servicio [IaaS], donde cada uno responde a diferentes necesidades y en diferentes tipos de nube, como son la nube pública y la privada.

Para conocer más sobre el caso particular de los despachos de abogados, fui a escuchar a ESADE a Francesc Muñoz, Responsable de Sistemas de Cuatrecasas, Gonçalvez Pereira, que acompañado de Emilio Martínez, COO de la misma firma, compartió con los presentes en la mesa redonda de esta Escuela, una visión de un gran despacho sobre la nube pública pero que, tratándose de tecnología, se extrapola a cualquier despacho con independencia de su tamaño. Según Muñoz,  algunas de las barreras que delimitan a los despachos para hacer uso de servicios cloud se encuentran en la obligación del secreto profesional y una aversión cultural al riesgo entre los abogados, en el que también se encuentra el del paso a la nube, al no tener una costumbre consolidada de trabajo en estos entornos. Comentó también cómo perciben los clientes del despacho esta nueva situación del cloud. Los clientes del grupo de las empresas cotizadas y las grandes empresas financieras todavía ven con cierta preocupación la nube por cuestiones de seguridad y los riesgos de pérdida o fuga de la información. Por otro lado, hay un gran grupo entre el resto de clientes que confía en el despacho y sus decisiones a la hora de velar por sus datos, y realmente no preguntan ni cómo se están tratando o dónde están sus datos.

Con Emilio Martínez, COO de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira

Con Emilio Martínez, COO de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira

En su ponencia, pude confirmar que todavía existe mucho ruido entre los proveedores y su oferta sobre lo qué es cloud  y lo que no. Todavía existen muchas preguntas sin respuestas concretas como ¿Acaso puedo negociar los niveles de servicios? Si existen, ¿Serán fáciles de entender? ¿Cómo puedo medir el servicio para decidir si es el que me conviene? ¿Puedo penalizar al proveedor? ¿Cómo finaliza un servicio en cloud? Y si efectivamente finaliza ¿Qué pasará? ¿Podré transportar mis datos?

Para un despacho de abogados, independientemente del nivel de servicio, será siempre preferible configuraciones en nube privada en las que podamos gestionar, controlar y respaldar los datos de manera segura, para evitar que la información quede expuesta a terceros que puedan a acceder a ella. El uso del cloudcomputing será una ventaja siempre que le dotemos de seguridad y garantías. Para llegar a ello, Jesús Rubí Navarrete, adjunto al Director de la Agencia Española de Protección de Datos, nos recomendó el uso de la Guía de Seguridad de Datos para establecer una estrategia de evaluación de los datos, el análisis de su tratamiento y aconsejó realizar igualmente la verificación de las condiciones de prestación de servicios por parte de los proveedores de servicios cloud, como la localización de los datos, confidencialidad de los mismos o las transferencias de datos.

Aún así hay que tener en cuenta ante todo que cloudcomputing es una forma más de proveer un servicio, y que por tanto, todo despacho tendrá que hacer lo posible para analizar su uso según sus propias necesidades como organización única.

 

 

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s